La Cop 28 y su impacto en el Facility Management

La Cop 28 y su impacto en el Facility Management

El 2023 ha sido un año desafiante para la sostenibilidad, con dos grandes frentes de oposición a los criterios ESG. En primer lugar, la oposición política e ideológica en Estados Unidos, con leyes anti-ESG promovidas por el partido republicano en más de 18 estados. En segundo lugar, los escépticos de Wall Street, los cuales cuestionan el rendimiento de las inversiones basadas en criterios ESG, en un contexto donde al aumento de los tipos de interés, ha afectado negativamente a las valoraciones de las empresas tecnológicas, ampliamente incluidas en las carteras de inversión ESG y donde la agitación geopolítica, como la invasión rusa de Ucrania y el conflicto en Oriente Próximo, ha impulsado los beneficios de las empresas de combustibles fósiles.

La Cop28 y la frase lapidaria

En este año complicado para la sostenibilidad, y dado que la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de este año -Cop28- fue organizada por un petroestado y dirigida por un director ejecutivo de combustibles fósiles, es comprensible que los activistas climáticos tuvieran bajas expectativas. Sin embargo, la presidencia de Emiratos Árabes ha conseguido sacar adelante un pacto sin precedentes. Cómo señalaba la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, “el acuerdo de hoy marca el comienzo de la era post fósil”.

Los principales puntos acordados en la Cop28, son:

  • El principio del fin de los combustibles fósiles: El punto más importante del acuerdo. El texto reclama, explícitamente, una “transición” acelerada y justa para dejar atrás los combustibles fósiles y la necesidad de “acelerar las acciones en esta década crítica”.
  • Drástica reducción de las emisiones: El acuerdo de Dubái corrobora -siguiendo el informe científico del IPCC-,  la necesidad de reducir las emisiones un 43% para 2030, un 60% para 2035 y llegar a un cero neto para el horizonte de 2050.
  • Triplicar las energías renovables para 2030: El acuerdo también incluye un llamamiento claro para triplicar la implantación global de energías renovables y multiplicar por dos la eficiencia energética para el 2030.
  • Más compromisos económicos: El acuerdo consolida avances en el llamado ‘Fondo Verde por el Clima’ que sale de Dubái con más de 12.800 millones de dólares prometidos.

 Estos avances de la Cop28 deberán valorarse, como siempre, en la medida que se trasladen a planes y políticas concretas y se asegure su implementación. “Somos lo que hacemos, no lo que decimos”.

El entorno de la edificación, crítico para la transición hacia un futuro neto cero saludable, seguro y resiliente

La resiliencia del parque inmobiliario mundial es insuficiente para hacer frente a una población en crecimiento junto con los impactos del cambio climático. Las inundaciones y el calor extremo suponen un riesgo inminente no sólo para la vida humana, sino también para la cohesión social y la estabilidad económica.

En la actualidad, es bien sabido que el entorno de la edificación es responsable de casi el 40 % de las emisiones de carbono relacionadas con la energía a nivel mundial. Así mismo, se espera que la superficie de los edificios en todo el mundo se duplique para 2060 -similar a agregar un área del tamaño de la ciudad de Nueva York todos los meses-.

El FM debe liderar el camino al Cero Neto

En el sector del FM tenemos una enorme oportunidad de reducir la demanda de emisiones en el entorno de la edificación -más del 70% de las emisiones de carbono relacionadas con los edificios provienen de la fase de operación-. Mejorar la eficiencia energética y cambiar a edificios “Cero Neto” son clave para que esto suceda.

“Según el World Green Building Council (WGBC), actualmente a nivel mundial menos del 1% del stock de edificios son “Cero Neto” y muestra el inmenso desafío de transformación que se requiere para los nuevos proyectos de desarrollo y modernización.”

En el contexto español, el 80% del parque inmobiliario es ineficiente en términos energéticos y fue construido antes de que entraran en vigor las Directivas europeas sobre eficiencia energética.

Es cierto que estamos en una fase embrionaria dónde todo el ecosistema de actores que componemos el FM debemos avanzar y trabajar conjuntamente en los retos que nos vienen por delante, cómo la contabilización de las emisiones de los proveedores de FM en la fase operativa -excluidas en modelos tradicionales-, o cómo los proveedores de FM son capaces de sortear la brecha de sus emisiones de Scope3 -aproximadamente son el 95% de las emisiones de una empresa-.

El FM tiene un papel fundamental que desempeñar en la recopilación de datos, el análisis y la reducción de emisiones en relación con la huella operativa del FM. Es vital que los proveedores de FM comiencen a medir y monitorear su Scope 3 de emisiones, tanto a nivel corporativo como a nivel de cliente, para que podamos comenzar a entender su significado con el objetivo de impulsar iniciativas globales y escalables.

El FM tendrá un papel principal en liderar e impulsar la transición a una economía “Cero Neto”. Sin duda estamos al principio de un arduo camino, donde se requerirá cambiar el “status quo”, tener una visión clara, una estrategia y un sólido plan de acción.

Ignasi Casamada Bragulat

Co-Founder & CEO de Optima facility

Artículo completo